Premio Enor Arquitectura Joven 2020

Recuperación de la Torre de Merola

Puig-Reig, Barcelona

Carles Enrich Studio

 

Equipo:

Brufau Cusó Estudi (dirección ejecutiva), MASAad (estructura)

 

Fotografías:

Adrià Goula
 
 
 

Necesidad de la intervención
El castillo de Merola fue construido a finales del siglo xiii al sur del municipio de Puig-Reig. Según las evidencias arqueológicas, los terremotos ocurridos en Cataluña en el siglo XV provocaron el derribo parcial de la torre del castillo originalmente de 5 × 3,8 m de planta y 14,8 m de altura. El único lienzo que se ha mantenido en pie hasta el día de hoy ha sufrido un lento proceso de deterioro. Debido a la excepcionalidad de su construcción y a la singularidad de su tipología los restos de la torre están catalogados como Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN). En 2016, el alto riesgo de derribo, con la consecuente pérdida del monumento, hace necesaria una intervención integral que garantice la preservación de los restos y que recupere el valor de la edificación original, impulsando el interés para posibles visitantes.

 


 

Criterios de sostenibilidad
La consolidación de los restos se realiza con un rejuntado a base de mortero de cal y una fijación de los sillares sin reconstruir ninguna de las partes dañadas. Una vez garantizada la fijación de la estructura existente se plantea un refuerzo para estabilizar el lienzo y mejorar su comportamiento a la acción del viento. Este refuerzo se configura con nueva una estructura de madera formada por 18 perfiles de sección cuadrada de 14 × 14 cm que resigue el perímetro original del muro de piedra y que, a modo de andamio, permite compensar estructuralmente el lienzo existente y recuperar al mismo tiempo la volumetría original. Se recupera la cimentación desaparecida con hormigón de cal y se atan las dos estructuras mediante unos perfiles de madera anclados al lienzo de piedra en 14 puntos. La nueva estructura resuelve los condicionantes funcionales de conservación y establece una relación de diálogo con el muro de piedra evidenciando la intervención respecto la construcción original.

 


 

Estrategia de accesibilidad
El proyecto contempla la visibilización de la intervención como valor añadido y como motor de interés cultural para el municipio. La preservación de la memoria histórica se refuerza con la voluntad de proponer una experiencia paisajística a los visitantes a partir de la aproximación al monumento.

 

 

En este sentido se realiza una operación topográfica de movimiento de tierra para aplanar las superficies del entorno de la torre con la finalidad de hacerlo accesible a los visitantes y permitir distintos puntos de vista de la intervención. Esta operación se formaliza íntegramente con el material obtenido en la excavación arqueológica, piedra y tierra, mostrando el excedente de material proveniente del derribo original. Finalmente, la inserción de una escalera interior para facilitar el futuro mantenimiento del monumento permite restablecer los 3 niveles originales de circulación de la torre. El ascenso hasta el nivel superior recupera un punto de vista que había sido inaccesible des del siglo XV y reconecta la torre con el paisaje.

 

 
 

© 2014. Grupo Ascensores Enor